La televisión por Internet y por satélite ha hecho del “planeta fútbol” un mundo más pequeño. Sin embargo, la antorcha de la Copa Mundial de la FIFA sigue agrandando con su fulgor el relieve de todos aquellos jugadores que consiguen brillar bajo su resplandor.

A algunos de los jóvenes que llamaron la atención en Sudáfrica, la competición les ha cambiado la vida. Cuesta mucho resistir la tentación de describirlos como posibles estrellas de la fase final de Brasil 2014, aunque con ello se esté tentando la suerte: en el fútbol, una semana es una eternidad, no digamos ya cuatro años. Con todo, no hay que perder de vista la trayectoria que algunos de estos futbolistas, como Thomas Mueller, Andre Ayew o Giovani dos Santos, seguirán entre ahora y el año 2014.

A algunos se les abrirán nuevas puertas tras la fase final de Sudáfrica, pero también nuevas expectativas. En el caso de Thomas Mueller, ganador del Premio Hyundai al Mejor Jugador Joven, el listón de las exigencias subirá hasta alcanzar cotas antes insospechadas durante los preparativos de una nueva temporada con su club, el Bayern de Múnich.

El delantero alemán salió del certamen no sólo con el premio a su buen juego bajo el brazo, sino también con la Bota de Oro adidas, consecuencia de haber contribuido al espectáculo con cinco goles y tres asistencias: un colofón a un primer año en la máxima división que, francamente, no está nada mal. Mientras muchos otros veinteañeros sufrirán lejos ya de los focos el “síndrome de la segunda temporada”, Mueller seguirá formándose como futbolista en la gran universidad de la Bundesliga, con todas las miradas pendientes de su juego.

El ataque de Oezil
Lo mismo se puede decir de su compañero de equipo Mesut Oezil, otro de los artífices del atractivo fútbol de ataque que desplegó Alemania en Sudáfrica. Doce meses después de ceñirse la corona de Europa con la selección nacional sub-21, Oezil se ha convertido en uno de los futbolistas más cotizados tras sus destacadas aportaciones a la selección absoluta de camino al tercer puesto, y es muy probable que fiche por el Werder Bremen antes del cierre del mercado de traspasos.

Una figura sobresaliente en la emocionante trayectoria de Ghana hasta octavos de final fue Andre Ayew, cuyo rendimiento en las labores ofensivas en el mediocampo hizo de él uno de los principales candidatos al galardón de Mejor Jugador Joven. Ayew se anotó un 85% de acierto en los pases que cedió a sus compañeros, y uno de ellos, precisamente el que envió a Asamoah Gyan, se transformó en el gol de la victoria de octavos contra Estados Unidos. Está por ver si el hijo del legendario Abedi Pelé recibe la oportunidad de exhibir su talento en el primer equipo del Olympique de Marsella, vigente campeón de la liga francesa, o bien decide mudarse de nuevo, como hizo en la temporada 2009/10, que pasó cedido en el Arlés.

Las mismas dudas se ciernen sobre el delantero ghanés Dominic Adiyiah, un joven que podría convertirse en el principal ariete de las Estrellas Negras en Brasil dentro de cuatro años. Autor de ocho goles durante el triunfo de su selección en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA del año pasado, Adiyiah tuvo en sus botas la oportunidad de anotar el tanto de la victoria contra Uruguay en cuartos de final, aunque la mano de Luis Suárez malogró su intento en la misma línea de gol. El artillero podría comenzar este año su primera temporada completa en fútbol italiano con el AC Milan, aunque también optar por seguir adelante con su formación cedido a otro club.

Promesas mexicanas
Tampoco está claro dónde acabará esta temporada Giovani dos Santos, el joven mexicano que tan grata impresión causó en Sudáfrica por su destreza con el balón en los pies y su habilidad para encarar defensas. El ex prodigio del Barcelona pasó la segunda mitad de la campaña anterior cedido al Galatasaray, tras fallar sus intentos por abrirse un hueco en el Tottenham Hotspur, la entidad de la Premier League por la que fichó en 2008. Será interesante ver qué le depara la suerte a este jugador de 21 años y gran talento, y qué tal le va a su compatriota Javier Hernández en su nuevo club inglés, el Manchester United. La afición mexicana confía en que ambos hagan realidad lo mucho que prometieron en Sudáfrica, dada la importancia que los dos tienen para el futuro del Tri.

Otro de los jugadores a seguir de cerca a lo largo de la próxima temporada no llegó a saltar a los terrenos de juego de Sudáfrica. De todas formas, el hecho de que Joe Hart calentara el banquillo inglés no impedirá que se le siga considerando una posible respuesta a los problemas que viene padeciendo la portería de Inglaterra. Hart causó sensación en el amistoso de preparación para Sudáfrica 2010 contra Japón, una actuación que podría servirle para eclosionar a sus 23 años, ahora que David James cumple los 40 el 1 de agosto, y la reputación de Rob Green se resiente tras su famoso error en el partido contra Estados Unidos. Eso siempre y cuando, a su regreso al Manchester City, siga ofreciendo el mismo estado de forma que exhibió con el Birmingham City en la temporada 2009/10.

Ni que decir tiene, hemos reseñado tan sólo una pequeña muestra de las jóvenes promesas que trabajarán por afianzarse en el fútbol mundial de aquí a Brasil 2014. Pero la lista no se queda ahí: desde Javier Pastore, el mediapunta del Palermo, a quien la afición argentina sólo pudo entrever fugazmente en Sudáfrica, hasta el fascinante extremo chileno Alexis Sánchez, también afincado en Italia, en el Udinese; pasando por el extremo español Pedro, quien remató la temporada de su irrupción en el Barcelona con una medalla de campeón de la Copa Mundial de la FIFA, y por Toni Kroos, otra de las brillantes estrellas del Bayern de Múnich alemán.

Y todo esto por lo que respecta únicamente a los presentes en Sudáfrica 2010. Los hinchas brasileños podrían incluir en la lista de futuribles a Pato o Neymar, sus propias figuras jóvenes, quienes no formaron parte de la selección que presentó Dunga en la Copa Mundial de la FIFA 2010. Aunque en estos momentos resulta precipitado e incluso imprudente lanzarse a aventurar pronósticos sobre la próxima edición de la prueba reina mundial, conviene no perder de vista ninguna de estas jóvenes promesas.